Para ver este sitio web deber tener activado JavaScript en tu navegador. Haz click aqui para ver como activar Javascript

Los colectivos empresariales del Alto Aragón iniciaron en Jaca una ronda de contactos con los ayuntamientos y comarcas del Pirineo aragonés

Reunión de los empresarios con el Ayuntamiento de Jaca y la Comarca de la Jacetania. RICARDO GRASA

La creación de un “ingreso básico de subsistencia”, o un “paro empresarial”, como lo ha definido el presidente de CEOS-Cepyme Huesca, Fernando Luna, es una de las medidas más novedosas que se plantearon en la reunión que los colectivos empresariales del Alto Aragón celebraron el jueves en Jaca con el alcalde, Juan Manuel Ramón, la presidenta de la Comarca de la Jacetania, Montse Castán, y la concejal y diputada autonómica Olvido Moratinos.

Era el primer encuentro de una serie de entrevistas que los colectivos empresariales quieren mantener con los ayuntamientos y comarcas pirenaicas, tras la reunión de esta semana con la consejera de Sanidad, Sira Repollés, y la directora general de Turismo, Elena Allué, para abordar la situación sanitaria y económica que sufre el Pirineo aragonés como consecuencia de la pandemia.

Además del presidente de CEOS-Cepyme, asistieron el secretario de CEOS Huesca, Salvador Cored; el presidente de la Asociación de Hostelería de Huesca, Carmelo Bosque; el presidente de la Federación de Empresarios de Comercio y Servicios de la Provincia de Huesca (FECOS), José Juan Prado; la presidenta de la Asociación de Empresarios de Comercio y Servicios de la Jacetania (ACOMSEJA), Marian Bandrés, y Patricia Acedo, en representación de la Asociación de Empresarios de la Jacetania (AEJ).

“Si no hay economía, ¿Quién pagará la salud?”, se preguntó Fernando Luna, quien recordó que, si no se puede trabajar como consecuencia de las medidas sanitarias que se han adoptado, es necesario que se articulen ayudas para el sector empresarial del Pirineo aragonés. En este contexto, propuso la creación de un “ingreso básico de subsistencia”, una especie de “paro empresarial” que permita a los autónomos y titulares de negocios “cubrir sus costes” (pago de alquileres, seguridad social, luz, tasas municipales e impuestos), a la vez que puedan seguir dando servicio a sus clientes.

Luna también reivindicó “ayudas directas”, la ampliación de los horarios de apertura de comercios y establecimientos de hostelería y una mayor flexibilidad en la movilidad, porque la situación “es crítica”, aseguró.

Salvador Cored, secretario general de CEOS Huesca, valoró el esfuerzo que están haciendo los alcaldes y presidentes comarcales de los municipios pirenaicos para encontrar soluciones a la crisis, y solicitó una mayor implicación del Estado y el Gobierno de Aragón, ya que “esas ayudas tienen que estar cofinanciadas desde Madrid y Zaragoza”.

El presidente de los hosteleros oscenses, Carmelo Bosque, reconoció las dificultades que hay para que las estaciones de esquí puedan abrir o ampliar su actividad, como es el caso de Astún, el único centro invernal del Pirineo aragonés que está en funcionamiento. “Tendría que haber una masa crítica de gente para que pudieran abrir y a día de hoy no la hay”, porque la pandemia “no está controlada en ningún territorio” y no pueden establecerse medidas como la creación de corredores seguros hacia el Pirineo con forfait y alojamiento contratados en origen.

Plan económico

José Juan Prado, presidente de FECOS, dijo que echa en falta la articulación de un “plan económico en paralelo al sanitario”, por lo que pidió a los representantes institucionales que hagan un esfuerzo para conseguirlo. Un “plan serio de paro empresarial” que incluya ayudas para pagar los alquileres, las tasas e impuestos.

“Os pido que seáis nuestros portavoces para conseguir lo que pedimos”, ya que, de lo contrario, habrá “muchas empresas que no van a poder sobrevivir”, advirtió.

Marian Bandrés, en representación de ACOMSEJA, volvió a recordar la necesidad de que haya ayudas directas urgentes para el sector, porque las que se han habilitado resultan “insuficientes y para muchos llegan tarde”. “Detrás del desastre económico, viene el éxodo de la población”, “nos jugamos la supervivencia de nuestro territorio”, alertó.

Por su parte, Patricia Acedo, que acudió en nombre de la AEJ, reclamó igualmente “ayudas directas” y pidió a los asistentes a la reunión “que hagan de portavoces ante el gobierno regional”.

“Lo que hoy toca es pedir ayudas”

El alcalde de Jaca, Juan Manuel Ramón, quiso dejar claro su compromiso y el de la institución municipal con el empresariado. “Lo que hoy toca es pedir ayudas para las empresas mientras dure esta situación, y que nadie dude de que vamos a reivindicar esas ayudas”, aseguró. Asimismo, recordó que el Ayuntamiento ha aprobado para este ejercicio 400.000 euros de ayudas directas en dos fases, además de 100.000 en subvenciones sociales a través de la Comarca de la Jacetania, y otros 100.000 en bonos de comercio que próximamente se pondrán a la venta a través de CEOS, el ente que se encargará de gestionarlos. A estas cuantías, hay que sumar las prestaciones que se habilitaron en 2020: 800.000 euros para préstamos y 500.000 en subvenciones.

La concejal de Hacienda, Olvido Moratinos detalló que, de los 400.000 euros presupuestados para ayudas directas al empresariado local, 200.000 son “para los sectores más perjudicados” que hayan perdido al menos un 50% de sus ingresos en el último trimestre de 2020. El resto de empresas podrán acogerse a las ayudas –también por un importe de 200.000 euros– que se contemplan en la segunda fase.

Moratinos recordó la puesta en marcha del Plan Remonta, financiado por el Gobierno de Aragón, la Diputación Provincial de Huesca y los ayuntamientos, para los trabajadores y autónomos vinculados al sector de la nieve. “Vamos a seguir trabajando para dar soluciones y para que nuestro tejido empresarial siga vivo y pueda recuperarse y reanimarse”, aseguró.

Montse Castán señaló que la Comarca de la Jacetania “aportará su granito de arena, abriendo una vía de ayuda de urgencia para pequeños empresarios que necesiten pagar el alquiler, la luz y otros gastos”. Se trata de ofrecer “un balón de oxígeno durante unos meses, para salvar las empresas que podamos”, afirmó.

No hay comentarios todavía

Los comentarios están cerrados