Para ver este sitio web deber tener activado JavaScript en tu navegador. Haz click aqui para ver como activar Javascript

La concentración ha contado con la presencia de empresarios y trabajadores de la Jacetania, el Alto Gállego y el Sobrarbe

Los manifestantes han solicitado ayudas directas y que se flexibilice la movilidad. EL PIRINEO ARAGONÉS

El movimiento SOS Nieve-SOS Pirineos había convocado para esta tarde en Jaca una manifestación y cacerolada para demandar al Gobierno de Aragón ayudas directas que mitiguen el impacto económico que está teniendo en los valles pirenaicos el cierre de las estaciones de esquí y las restricciones de la movilidad como consecuencia de las medidas sanitarias para contener los contagios por covid-19. La idea inicial era reunir a empresarios y trabajadores en una protesta que estuviera marcada por la cohesión y la unidad en el mensaje que se quería transmitir a las instituciones, y así ha sido hasta que, transcurrida casi una hora desde el comienzo de la concentración, un grupo de manifestantes ha irrumpido a gritos para pedir la dimisión del alcalde de Jaca, Juan Manuel Ramón, que estaba participando en la concentración acompañado de varios miembros de la corporación municipal de su mismo partido y de algunos alcaldes del valle del Aragón. Concejales de otras formaciones políticas también han acudido a título personal, cada uno junto a compañeros de su propio partido.

El desencuentro ha provocado que varios empresarios participantes hayan decidido plegar las pancartas y retirarse de la cacerolada mostrando así su malestar y desacuerdo por haberse roto la unidad con la que fue planteada la convocatoria. Mientras continuaba la protesta en la calle Mayor, varios de los asistentes han seguido al alcalde por las calles de la ciudad abucheándole e increpándole con gritos de “dimisión, dimisión”.

Empresarios y trabajadores del Sobrarbe se han sumado a la manifestación de Jaca. EL PIRINEO ARAGONÉS

Hasta ese momento, los valles del Pirineo se habían dejado sentir al unísono, buscando un efecto similar al logrado el viernes anterior, cuando en torno a la casa consistorial se reunieron unas 700 personas. Hoy fueron algunas menos, aunque la participación también ha sido numerosa.

El ruido de cacerolas, sartenes y trucos no ha cesado en ningún momento. Se han desplegado seis grandes pancartas en representación de todas las comarcas del Pirineo aragonés, excepto la Ribagorza. A la mostrada por la Jacetania con el lema: “Si Aragón no abre, el Pirineo se cierra”, se han sumado las de Sabiñánigo (“Lambán no juegues con nuestro pan. Sabiñánigo en apoyo al sector de la nieve”), el valle de Tena (“Las familias del valle de Tena nos asfixiamos”) y el Sobrarbe (“Sobrarbe grita. ¿Alguien escucha?”). Todas ellas han formado un círculo que ha reunido a empresarios y trabajadores del sector de la nieve, que han acudido a la movilización acompañados de sus familias. Hosteleros, comerciantes y profesionales, cuya economía depende de la apertura de las estaciones de esquí, han lanzado proclamas desesperadas para que se flexibilicen las medidas restrictivas y la movilidad entre provincias, y han vuelto a solicitar ayudas directas que permitan paliar parte de las pérdidas que vienen acumulando por la falta de actividad turística. “Emergencia social”, “O abrís o cerramos”, “Si no nos mata el virus, nos va a matar de hambre el Gobierno de Aragón”, son algunas de las proclamas que han podido leerse en los carteles y pancartas.

Sabiñánigo ha respaldado al sector de la nieve del Pirineo. EL PIRINEO ARAGONÉS
No hay comentarios todavía

Los comentarios están cerrados