Para ver este sitio web deber tener activado JavaScript en tu navegador. Haz click aqui para ver como activar Javascript

Duración: 102 min. País: Reino Unido. Dirección: Paul Morrison. Guion: Paul Morrison. Música: Gary Yershon. Fotografía: David Katznelson. Reparto: Alison Steadman, Dave Johns, RakheeThakrar, Natalie Simpson, Oliver Powell, Vivienne Soan, Bob Goody, Marsha Millar, Graham Cole. Productora: Met Film Production.

Dave, (Dave Johns) y Fern, (Alison Steadman) son dos desconocidos de cierta edad que han sufrido las diversas circunstancias de la vida. Se conocen mientras sacan a sus perros, y durante un total de veintitrés paseos florece un romance entre los dos. Pero ni Dave ni Fern han sido del todo honestos el uno con el otro, y su futuro puede verse comprometido por los secretos que se han guardado.

Una historia escrita una y mil veces, que hemos contemplado desde casi todas las perspectivas. Un canto a la vida, a la muerte, al amor. Sencilla película plena de encanto, y que de alguna manera recuerda la inolvidable En el estanque dorado, de Mark Rydell, en un intento de analizar y descubrir el significado del amor a edades avanzadas. Todo ello sin caer en los varios errores contenidos en Romance otoñal, de Kidron.

Alison Steadman y Dave Johns, protagonistas de 23 paseos

A más edad, y conforme transcurren los años, con más obligaciones y experiencias, también se pierde supuestamente la espontaneidad, sobre todo por los temores e inseguridades, en un íntimo deseo de querer ser felices, basado en el mutuo entendimiento. Este film posee actualidad, pero humildad, sobre todo, aportando la realidad de un sector de población que no siempre es reflejado en las comedias románticas, y que muestra, casi en exclusiva, a protagonistas jóvenes y atractivos, en narraciones destinadas a un determinado público. Como si la capacidad de enamorarse y amar fuera sólo propiedad de la juventud.

El director y guionista Paul Morrison crea escenas memorables, no exentas de ironía, adoptando algunas veces un tono triste e incluso melancólico, resultado del peso que ejerce la sociedad, y que en muchas ocasiones no nos permite ser todo lo libres que desearíamos ser, además de imponernos el seguimiento de los innumerables estereotipos que nos vienen marcados… y que nos marcan.

Buena elección en el reparto, con Dave Johns, uno de los actores británicos más fiables, y habitual de este tipo de films. Conjuntamente con Alison Steadman, brindan excepcionales conversaciones, sin artificios, utilizando palabras sencillas, pero que desgranan grandes reflexiones, buscando la respuesta al sentido de la vida, sobre todo cuando llega un tiempo en el cual se tiene la impresión, acertada o no, de que ya se ha vivido casi todo.

Obligado es mencionar el paisaje que acompaña a los personajes: bosques y parques públicos, metáfora o alegoría de esos lugares que se han convertido en el espacio para la edad más que mediana, propiciando soledades compartida.

No hay comentarios todavía

Los comentarios están cerrados