Para ver este sitio web deber tener activado JavaScript en tu navegador. Haz click aqui para ver como activar Javascript

FÉLIX ARRIZABALAGA

Felix Arrizabalaga

Los consumidores cada vez buscan alimentos con una mayor vinculación al territorio”

Félix Arrizabalaga es natural de Santander y desde 2008 ocupa el cargo de gerente de la Asociación Tutelar Aragonesa de Discapacidad Intelectual (Atades), que apuesta fuerte por la Jacetania a través del proyecto Cielos de Ascara, cuyo afán es impulsar la producción de miel y legumbres autóctonas. El proyecto no pierde de vista su finalidad solidaria, con la que pretende brindar una oportunidad laboral a personas con discapacidad intelectual, generar economía y combatir la despoblación. La iniciativa dio pie a un programa de mayores dimensiones denominado Producción Ecológica de Alimentos ligados al Territorio Aragonés, que lidera Gardeniers (centro especial de empleo de Atades), junto a Adecuara, ADRAE -su entidad hermana en la Ribera Alta del Ebro- y la Cooperativa Santa Orosia. Entre las acciones para divulgar este proyecto, destaca la celebración de unas jornadas técnicas organizadas el día 9 de octubre en el Palacio de Congresos de Jaca, que se convertirá en un foro sobre cultivos, proyectos sociales y gastronomía.

“El proyecto de cooperación entre Adecuara, ADRAE, la Cooperativa Santa Orosia y Gardeniers nace de una reflexión”, según Félix Arrizabalaga. “Y es que paradójicamente, aunque Aragón tiene un importante patrimonio alimentario y muchas variedades de verduras, hortalizas o legumbres, la realidad es que la sociedad desconoce esas variedades y normalmente no llegan al mercado, por lo que al final desaparecen también en el campo”.

“Esto se contrapone con una tendencia de mercado”, a juicio del gerente de Atades, ya que “los consumidores cada vez buscamos alimentos más saludables, sostenibles y con una mayor vinculación al territorio, pero tenemos muchas dificultades para encontrarlos en las tiendas o los supermercados cuando vamos a hacer nuestras compras”.

“Para intentar casar esas dos piezas, que actualmente no encajan, nace este proyecto, que lo que va a hacer durante tres años en Ascara es recuperar variedades locales de boliches, judías, garbanzos o lentejas, además de producir miel a partir de la flor de la borraja”, detalló el santanderino sobre esta nueva iniciativa, que también impulsa la valorización del melón de Torres de Berrellén (Zaragoza), en campos de Alagón y Montañana.

Uno de los pilares iniciales del proyecto es analizar su viabilidad. “Si queremos que los agricultores y Cielos de Ascara puedan producir estas variedades, lo que necesitamos es que la explotación pueda ser rentable para todos los que participan en la cadena: desde quienes los cultivan hasta los que los comercializan, pasando por los que van a cocinarlos en sus restaurantes o sus casas”, explicó.

“La evolución del proyecto es muy positiva”, aunque “dispar cuando se entra a analizar las variedades”. “En el caso de la producción de legumbres ecológicas en Ascara, nos ha condicionado mucho la cantidad de semillas con la que empezamos el primer año”, apuntó Félix Arrizabalaga. De hecho, “con el boliche de Ascara hubo un mayor volumen de semilla y eso ha permitido comercializarlo desde hace dos años”.

Otros cultivos “comienzan de forma más lenta”, ya que “primero hay que recuperar la variedad, conseguir su multiplicación y una vez que tienes un volumen importante de semillas, es cuando puedes comenzar a comercializarlo”. Con el garbanzo hay esperanzas de “empezar a comercializar una pequeña cantidad este año o el que viene, si saliese bien la cosecha”.

“El caso de la lenteja está siendo bastante más complicado, porque la cosecha del año pasado en secano no salió buena y este año se está haciendo en regadío y parece que tampoco va a ser buena”, indicó el gerente de Atades, que analizará con el CITA y la Universidad de Zaragoza “si hay un problema de adaptación de las semillas”. “En función de las conclusiones, veremos si podemos continuar con esta variedad o tenemos que buscar otra variedad local y volver a iniciar todo el proceso”, agregó.

Atades tiene “una trayectoria de tres años produciendo miel ecológica” en Ascara. “Dentro de ese proceso nos parecía interesante incorporar una variedad distinta, que sería la miel de flor de borraja, que en España no se comercializa, pero está presente en Francia o Gran Bretaña”, señaló el santanderino. Además, “la borraja es un producto muy valorado en Aragón, por lo que esta variedad tendría facilidad para diferenciarse en el mercado”.

“Desde el primer momento, la acogida de los vecinos de Ascara a este proyecto ha sido muy positiva”, según Félix Arrizabalaga, que entiende que “Jaca contempla Cielos de Ascara como una oportunidad para dinamizar la economía de esta pedanía y mantener su población”. En este sentido, agradece el apoyo de la Comarca de la Jacetania y el Ayuntamiento de Jaca, porque “se necesita a las instituciones para desarrollar el proyecto y hacerlo llegar a los ciudadanos”.

La ilusión de Atades es crear nuevos productos, como conservas y cremas. “Cuando lleguemos a un volumen que permita hacer conservas, vamos a desarrollar recetas que incorporan legumbres de Ascara”, avanzó Félix Arrizabalaga, para el que “hay que tener en cuenta que la legumbre está de moda, porque aporta unas proteínas que pueden ser sustitutivas del consumo de carne, que empieza a ser más cuestionado”.

Por parte de Atades, “el objetivo de creación de empleo está vinculado a la superficie que se cultive”. “Actualmente en Cielos de Ascara, en el ámbito productivo, hay trabajando 5 personas. Si llegásemos a las 70 o 80 hectáreas que tiene Atades en Ascara, estaríamos hablando de entre 15 y 20 trabajadores. ¿Cuándo vamos a llegar a las 70 o 80? Dependerá de la adaptación de las legumbres al territorio y que veamos a qué ritmo podemos ir creciendo en la producción y la comercialización”, razonó.

Con respecto a las jornadas técnicas del día 9 en Jaca, Félix Arrizabalaga adelanta que “habrá 4 mesas de expertos que van a venir de distintas comunidades para compartir sus experiencias”. En concreto, “va a haber una mesa con centros tecnológicos y de investigación; otra con proyectos con un enfoque social, como es el caso de Atades; una tercera con agentes institucionales, que hablarán sobre la contribución de este tipo de proyectos al desarrollo local; y una última, que se va a relacionar con el ámbito de la gastronomía”.
No hay comentarios todavía

Los comentarios están cerrados